Visita la Playa de Gjipe en Albania

La playa de Gjipe fue todo un descubrimiento en mi viaje por la Riviera Albanesa, una zona repleta de bellas playas de agua turquesa junto al Mar Jónico, al sur de Albania.

Mis amigos albaneses del hostal en el que estuve en Tirana, me la recomendaron mucho en mi primera visita a Albania. Sin embargo, no la visité, ya que era invierno y no tenía sentido viajar hasta ahí sin poder disfrutar de la playa y de las cálidas aguas del mar.

Pero como me gustó tanto Albania y quedé con ganas de conocer la zona costera, volví para el verano a visitar a mis amigos y viajar por algunas ciudades del centro y sur del país que tenía en mi lista de pendientes, como Berat, Gjirokastër y Saranda.

Uno de los lugares que más quería conocer era la playa de Gjipe y ahora en verano no iba a dejar pasar la oportunidad.

En las próximas líneas te cuento como fue mi aventura por la Riviera Albanesa y mi visita a la hermosa Playa de Gjipe.

Cómo llegar a la playa de Gjipe en Albania


Para llegar a la playa de Gjipe hice autostop desde otra playa muy linda de la Riviera Albanesa, desde la playa de Borsh.

No podía ser de otra forma. Mi viaje por Albania fue parte de mi maravilloso viaje a dedo de un año por Europa y uno de los países donde mejor suerte tuve haciendo dedo.

Son cerca de 32 kilómetros, alrededor de una hora en auto, pero me tomó un poco más de tiempo con la espera propia del autostop y la caminata que tuve que hacer desde la carretera hasta la playa misma.

haciendo autostop por albania
Aquí comenzó mi viaje a Gjipe. El cartel dice Dhërmi, pero me bajé antes.

Después de unos minutos esperando en la carretera, en las afueras de Borsh, paró un auto con dos personas que me dejaron a mitad de camino muy cerca de Himarë, la ciudad más grande que hay por la zona.

En ese lugar espero muy poco hasta que paró un señor en su camioneta. Iba hacia Dhërmi, pero le pedí que me dejara en la carretera en el lugar donde comenzaba el camino que iba hacia la playa de Gjipe.

No tuvo ningún problema en hacerlo. En menos de media hora ya estaba listo para iniciar la caminata final.

A pesar de que ninguna de las personas que paró hablaba mucho inglés y menos español, no tuve problemas para comunicarme con ellos.

Señales de mano, mapa del celular, una que otra palabra en Albanés y mucha buena onda fue suficiente para entendernos durante el tiempo que compartimos mientras viajabamos por las rutas albanesas y sus hermosas vistas del océano.

visitar la playa de gjipe en albania
El camino final para llegar a Gjipe. En el medio se ve donde finaliza el Cañon de Gjipe.

Cuando comencé a caminar hacia la playa me detuve a los pocos metros. No fue por cansancio, sino para contemplar la hermosa panorámica que tenía frente a mí.

Estaba atardeciendo y desde lo alto del camino se veía como todo alrededor comenzaba a cambiar de color. Los colores del atardecer, esos tonos rojizos que tanto me gustan, comenzaron a apoderarse de la Riviera Albanesa lentamente.

En el horizonte, se apreciaba como el cañon de Gjipe rompía con la continuidad de las montañas de la costa. Al final de ese pequeño valle que desembocaba en el mar, estaba la añorada y hermosa Playa de Gjipe. Ya quería llegar. Estaba muy cerca, pero todavía faltaba el último esfuerzo.

conocer el cañon de gjipe y la playa de gjipe.
El Cañon de Gjipe desde la carretera al atardecer.

Fue una caminata tranquila. Casi como un paseo por el parque. No parecía que cargaba dos mochilas. Los cerca de 50 minutos que me tomó llegar a la playa los disfruté plenamente. El atardecer y la brisa que a esa hora de la tarde refrescaba un poco fueron una compañia muy grata para finalizar un día bastante caluroso.

El camino de asfalto terminaba al llegar al estacionamiento. Luego comenzaba un camino de tierra que bordeaba la montaña hasta llegar a la playa. Tenía muchas rocas y desnivel. No era apto para vehículos, salvo para aquellos todo terrenos que quisiesen aventurarse y arriesgarse a pasar por esa ruta.

Como iba caminando y en bajada no fue problema para mí.

Quería llegar rapido a la playa, pero mientras bajaba paré varias veces. El sol estaba hermoso y a punto de perderse más allá se las montañas y el mar. Se veía pequeño ante la inmensidad del océano y su poderoso brillo ya no tenía la misma fuerza de las horas previas.

Todavía no llegaba a la playa, pero estaba feliz por lo que estaba contemplando. La tarde estaba maravillosa y el escenario era espectacular.

atardecer en la playa de gjipe
El atardecer desde Gjipe, desde el camino. Todavía no llegaba.

Junto al camino había algunos búnkeres cubiertos por ramas y polvo, abandonados por el paso del tiempo que quizás nunca fueron ocupados para lo que fueron construidos y que ahora eran la fortaleza, la casa, de los animales que vivian en las rocas de la costa.

Revisa la fascinante historia de los búnkeres de Albania. Te sorprenderá.

conocer los búnkeres de albania
Lo que queda de este búnker en la playa de Gjipe.

Justo antes de llegar a la playa paré por última vez para dimensionar donde me encontraba.

En la playa había una fogata y reposeras con sus quitasoles instaladas frente a la playa. También habían personas caminando y carpas instaladas en diferentes partes. En el mar, muy cerca de la playa, había un velero y otro barco más pequeño.

Para ser honesto, no pensé que iba a encontrar tanto movimiento en una playa a la cual no es tan fácil llegar. Pero después me acordé que no solo se puede llegar por tierra, ya que hay barcos que salen diariamente desde Himarë con turistas.

Además, era temporada de verano y la playa era bastante popular entre los albaneses. No iba a ser el lugar deshabitado como me había imaginado.

Ya en la playa, dejé mis cosas cerca de una reposera y salí a caminar para explorar un poco más. No era muy grande así que el paseo fue bastante corto.

viajar a la playa de gjipe en albania
Esto fue lo que encontré al llegar a la playa de Gjipe.

Había un camping justo a la salida del cañon y un par de restaurantes que tampoco pensé encontrar en un lugar tan remoto como la playa de Gjipe. Bueno al parecer era más visitado de lo que imaginé y no era tan remoto.

La mayoría de la gente era albanesa. No encontré a nadie hablando en otro idioma más que el albanés.

La noche estaba tan agradable que ni siquiera armé la carpa. En realidad, no tenía carpa. No llevé. Tiré una toalla en la arena y ocupé mi mochila como almohada. No iba a ir al camping. Mi idea siempre fue dormir en la playa y así lo hice.

conocer la playa de gjipe y el cañon de gjipe de albania
Entre los árboles estaba el camping y el inicio del cañon.

Apoyado en mi mochila y sentado frente al mar me quede disfrutando de la última luz del día antes que la noche lo cubriera todo. Acá no había lámparas o alguna otra fuente de luz artificial. Nada.

El mar estaba calmo. Solo unas pequeñas olas que se levantaban de vez en cuando rompían la paz del lugar. Con esa tranquilidad tan embriagadora que el mar transmite, bajo las estrellas que comenzaron a aparecer en esa hermosa noche en la playa de Gjipe y con la compañia de un pedacito de luna que se asomó, me dormí.

En medio de la noche desperté y me cambié a una de las reposeras que tenía cerca. Era más cómodo dormir sobre ellas que sobre la arena, no lo voy a negar.

atardecer en la playa de gjipe
Este fue el paisaje con el que me dormí.

Por la mañana desperté en el paraíso.

Frente a mí las aguas cristalinas del mar Jónico, de tonos azulados y turquesas, los primeros rayos de sol y la arena blanca que se escurría entre mis pies me hicieron respirar profundo y decir: «wow que hermoso lugar en el que estoy».

Tomé desayuno y después salté al agua ¡Hacía un calor!

playas de albania
La linda playa de Gjipe.

Pasé todo el día entre aguas turquesas y arena blanca, disfrutando de este paradisiaco rincón albanés.

Por la tarde me acerqué a un kiosko que pertenecía a uno de los restaurantes que estaba cerca. Compré un par de cosas y luego conversé con el chico que atendía. Al final, terminé vendiendo mis pulseras a varias personas del restaurante, quienes se unieron por un rato a la conversación y cargar un poco el celular.

Todos eran muy simpáticos. Mientras conversabamos otra vez me tocó mostrar en el mapa de donde venía, ya que no sabían muy bien donde quedaba Chile. Ya era algo a lo que me estaba acostumbrando.

viajar a la playa de gjipe
La tranquilidad de la playa de Gjipe.

Luego volví a la playa, al lugar donde tenía mis cosas. Desde ahí caminaba un par de metros y ya estaba en el agua. Luego volvía para tomar sol. Así pasé el resto del día. Relax.

Al atardecer aparecieron un par de fogatas alrededor. Eran principalmente familias albanesas que estaban disfrutando el fin de semana y las vacaciones de verano. Todo muy tranuilo. No había música fuerte ni fiesta.

Cuando el sol ya se había escondido, salí a caminar por la playa para disfrutar de las distintas panorámicas del atardecer y luego volví a mi rinconcito. Me acomodé y no me paré más por un largo rato.

visitar la playa de gjipe
Atardecer en Gjipe.

Hipnotizado por la belleza del atardecer en la playa de Gjipe me quedé ensimismado recapitulando lo que había sido, hasta ese minuto, el viaje a dedo por Albania.

Con el suave sonido de las olas me dormí. Otra noche más bajo las estrellas acampando al aire libre en Gjipe.

Al día siguiente, desde temprano ya estaba en el agua. Eran las últimas horas en este paraíso albanés, ya que tenía que preparar la mochila para continuar el viaje y no quería salir tan tarde.

Mi destino era Tirana, que estaba a más de 200 KM de distancia y calculaba que me iba a tomar varias horas en completar el viaje.

como llegar a la playa de gjipe
Algunas personas esperando los barcos que van hasta Himarë.

Antes de partir me tomé un café donde los amigos que conocí el día anterior y aproveché de despedirme de ellos.

Cuando terminaba ví que una de las pocas camionetas que había en la playa iba saliendo. Me acerqué rápido y pregunté si me podían llevar al menos hasta el estacionamiento. No quería subir con el peso de la mochila bajo el sol por ese campo minado. Bajar estuvo fácil, pero subir era otra cosa y quería evitarlo.

Me dijeron que sí, pero que no iba a ir solo en el pick up de la camioneta.

No entendí mucho al principio, pero cuando vi que se subieron dos perros primero que yo, me quedó claro. Después de preguntar si eran tranquilos y que me aseguraran que así era, me subí. Tenía que confiar, no tenía otra opción.

Los perros iban atados y eran muy mansos. Ni siquiera me miraron cuando me subí.

En auto el viaje fue corto, pero tormentoso.

El camino estaba en muy malas condiciones y la camioneta se movía para todos lados. Como podía me afirmaba para no salir volando y trataba de no golpearme la espalda con los saltos que daba. Nunca pude acomodarme bien.

Al llegar al estacionamiento me bajé y caminé lo que quedaba hasta la carretera para comenzar el viaje a Tirana, la interesante capital de Albania.

Del viaje haciendo dedo a Tirana te cuento otro día.

De la misma forma en la que llegué, haciendo dedo, terminó mi aventura en la playa de Gjipe, un lugar maravilloso de la Riviera Albanesa que nunca olvidaré.

haciendo autostop por Albania
Así comenzó mi viaje a Tirana después de Gjipe.

Información práctica para visitar la Playa de Gjipe


Acá te dejo algunos datos e información práctica que te pueden interesar para tu viaje a Gjipe.

Dónde queda la playa de Gjipe

La playa y el cañon de Gjipe están ubicados en la denominada Rivera Albanesa. La ciudad cercana más grande es Himarä.

Cómo llegar a Gjipe

Hay una sola autopista que recorre la Riviera Albanesa que va desde Fier hasta Sarandë. La autopista SH8 es la que pasa cerca de Gjipe.

Puedes llegar en auto hasta el estacionamiento y luego caminar.

Otra opción es tomar alguno de los barcos que salen de Himarä y que hacen el viaje hasta la playa.

También puedes intentar hacer dedo como lo hice yo. En Albania funciona muy bien.

Dónde puedo dormir en la playa de Gjipe

Hay un camping que abre en temporada alta con algunos servicios para los visitantes.

También puedes hacer camping al aire libre como en mi caso. El «free o wild camping» es muy practicado en Albania. Yo dormí dos noches en la playa y no tuve problemas.

Dónde puedo comer

En Gjipe no hay supermercado, pero si hay un parde de restaurantes donde puedes comprar comida y bebidas.

Te sugiero que traigas suficiente comida y agua si es que no quieres gastar mucho.

Albania todavía es un «país barato» dentro del circuito turístico europeo, por lo cual si quieres comer algo de alguno de los restaurantes, es muy probable que los precios sean convenientes.

Se puede pagar con tarjetas en Gjipe

Te recomiendo que lleves efectivo. Si bien ahora se puede pagar con transferencias, siempre es bueno andar con dinero en efectivo. Ten presente que visitarás un lugar que no cuenta con instalaciones y suministro permanente de electricidad.

Cuánto cobran en el estacionamiento de Gjipe

Esto no lo puedo responder, ya que como te habrás dado cuenta no lo utilicé. Sin embargo, ve preparado para ese cobro, más aún si vas en verano.

Como opción alternativa, puedes estacionar un poco antes de llegar al estacionamiento y luego caminar.

Cuál es la mejor época del año para conocer la playa y el cañon de Gjipe

Si te gusta la playa y el sol los meses de verano y primavera son la mejor época para visitar este maravilloso lugar.

Para evitar las aglomeraciones, te sugiero que visites la playa en días de semana, ya que el fin de semana es cuando va más gente.

La temporada de otoño e invierno tiene otros atractivos. Tal vez puedes ir a caminar por los senderos que rodean el cañon y las montañas de la costa.

Quedarse a acampar no lo recomendaría mucho, sobre todo considerando las lluvias que activan el cañon y que desembocan en la playa. Además, es muy probable que no encuentres ningún tipo de servicios en el lugar por ser temporada baja.

Se un viajero responsable y cuida el entorno natural de la playa de Gjipe

Trata de minimizar el impacto en el entorno natural de la playa.

Llevate la basura y no dejes nada tirado. El lugar es hermoso y ojalá que siga así por muchos años más.

Lamentablemente en Albania no hay todavía mucha conciencia con el cuidado del medio ambiente y es muy seguro que encuentres basura tirada en muchos lugares en los que no debería haber desechos. Al menos eso fue lo que vi en mi viaje hace algunos años atrás. Ojalá haya cambiado ese panorama.

Además, estos últimos años Albania se ha transformado en un polo turístico muy apetecido en Europa, gracias a sus destinos poco visitados, naturaleza poco explorada y buenos precios, por lo cual el turismo masivo se ha incrementado. Espero que sea bien manejado y no impacte de mala manera este hermoso país que me acogió tan bien las veces que lo visité.

Pato | En Modo Viajero

¡Compartir es viajar!

Deja una respuesta

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.