De Nueva Zelanda a Bali: Viaje de contrastes

Se acabó mi viaje por Nueva Zelanda. Mi visa working holiday expiró y tuve que abandonar el país. Quería quedarme un poco más de tiempo, no lo voy a negar. Al menos un par de meses para terminar la temporada de kiwis, ya que aún quedaban unas semanas de trabajo.

Pero no se pudo. Mi visa, con extensión de tres meses incluida, llegó a su fin y tuve que elegir un nuevo lugar para continuar el viaje.

El destino elegido fue Indonesia y para ser más preciso la popular isla de los dioses, la isla de Bali.

Viajar a Bali por primera vez


viajar y conocer los templos de bali
Hay muchos templos en Bali. Por todas partes, pequeños y también grandes como este.

Mi primer viaje a Bali comenzaría por la noche, ya que arrivé pasadas las 8 de la tarde. Apenas desembarqué comprendí que ya no estaba en la tranquilidad de Papamoa, en Nueva Zelanda.

El calor y la humedad fueron los primeros golpes de realidad después del largo viaje que incluyó una escala de 7 horas en Sydney.

Eran las 9 de la noche y hacía un calor tremendo. Como venía de Nueva Zelanda, vestía pantalón y poleron con gorro. Nada que ver con el clima que había en la isla. Comencé a transpirar de inmediato.

El proceso de inmigración fue fácil. Como ya había hecho todo online (visa y declaración de aduana) fue bastante expedito ingresar a Indonesia.

Pregunté si me iban a timbrar el pasaporte, pero lamentablemente ya no lo hacen. Ahora solo lo leen en una máquina electrónica. De a poco la tecnología va eliminando ese lindo recuerdo que queda cuando se logra un pasaporte lleno de timbres de los países que uno ha visitado.

viajar a bali y su aeropuerto
Decenas de conductores esperando a los viajeros que llegan a Bali.

Cuando pasé todos los trámites y salía del aeropuerto comencé a experimentar como es viajar por Indonesia y el Sudeste Asiático.

La cantidad de gente ofreciendote cosas es abrumadora. A cada paso que daba aparecía alguien ofreciendome cambiar dinero, transporte, sim card para el celular o alojamiento. Con la mochila al hombro era el objetivo ideal para todos los vendedores que se acercaban a la salida del aeropuerto a esperar a todos quienes arrivan al país por el Aeropuerto Internacional de Denpasar en Bali.

En Nueva Zelanda ni me miraban. Acá en Indonesia, en Bali, no me dejaron tranquilo en todo el tiempo que estuve en el aeropuerto.

Los conductores de los taxis fueron los más intensos de todos. No te dejan respirar. Te preguntan una y otra vez donde vas, el nombre de tu hostel, si andas solo o con más gente, si quieres una moto o un taxi. Te hostigan hasta el final tratando de conseguir una carrera.

Al principio respondía «no bro, thanks» pero después me cansé y me puse un poco pesado. «I want to be alone, thank you» le dije a un par que no me dejaban de seguir y preguntar lo mismo a cada rato.

Había descargado la aplicación Grab para utilizar transporte en Indonesia, pero no tenía internet. Por eso me estaba paseando para conectarme a alguna red abierta que encontrase, pero no había ninguna.

viajar a bali y conocer la isla
Las calles de Bali, sus figuras y motociclistas.

Finalmente un chico que trabajaba para la app en un salón de espera que tenían frente al aeropuerto me compartío datos y pude pedir el taxi para llegar a mi hostal. Estaba cansado y el acoso de los amigos taxistas me superó por un momento. Quería llegar rápido a mi hostal y relajarme.

Camino al hostal volví a percatarme que ya no estaba recorriendo las amplias y tranquilas calles de Papamoa.

El taxista pasó por unas callejuelas con espacio apenas para un auto. Las motos adelantaban cuando querian sin importarles mucho si tenian que pasar por la vereda para seguir su camino. Le hice notar al conductor lo «crazy drivers» que eran todos los que pasaban alrededor. Solo atinó a reir y afirmar lo que le decía mientras manejaba a través de las serpenteantes calles de Kuta.

Otra cosa que me llamó mucho la atención fue que a pesar de ser más de las 10 de la noche todavía se podía ver alamacenes locales que vendian desde comida a carcazas para celulares.

En Nueva Zelanda después de las 6 de la tarde ya no hay practicamente comercio. Todo cierra temprano.

conocer bali en pocos días
Motos y templos es de lo que más hay en Bali.

Después de unos 15 minutos llegué a mi hostal. Dejé la mochila en mi habitación, salí a la sala común, agarré un vaso de agua y me senté frente a la piscina que había para digerir lo que había sido mi viaje de Nueva Zelanda a Indonesia y las pocas pero intensas horas en Bali.

Un nuevo viaje, una nueva aventura, había comenzado.

Cosas a considerar en tu viaje a Bali


Fueron pocos los días en Bali, pero sirvieron para darme cuenta de algunas cosas que encontrarás por acá y que tienes que considerar en tu próximo viaje a la isla de Bali para que el choque cultural sea lo más suave posible.

  • Primero que todo: los balineses son simpáticos. Siempre sonríen y devuelven el saludo cuando caminas por la calle. No hay que confundirse con aquellos que se hacen los buena onda solo para tratar de venderte algo, ojo con eso.
  • Trata de hacer los trámites online antes de viajar a Indonesia para que no pierdas tiempo en tu llegada a Bali. Los trámites que si o si tienes que hacer y se pueden hacer online son obtener la visa de turismo para Indonesia y la declaración de aduana. Es fácil y rápido.
  • Al no ser temporada alta no hay muchos turistas, aunque igual se ve muchas personas transitando durante todo el día.
conocer bali por primera vez y pasear por sus calles
Caminando un poco igual se puede encontrar algunas calles tranquilas.
  • Los taxistas en el aeropuerto son muy intensos y en general en cualquier lugar en el que te vean un poco perdido. Siempre te preguntarán si necesitas transporte..
  • Se habla bastante bien inglés en todos lados, incluso supermercados y pequeños comercios locales.
  • Al caminar por las zonas más turísticas o comerciales siempre habrá alguien intentando venderte algo.
  • Consigue internet apenas puedas. Compra una sim card para tu celular para que puedas pedir una moto o un auto para que te muevas por la ciudad.
  • El tráfico es de locos. Los conductores en Bali son temerarios y respetan muy poco las normas del tránsito.
  • A pesar de lo de arriba, no vi ningún accidente o motos chocando entre si. El tráfico fluye armoniosamente en las caóticas calles de Bali.
  • No te olvides de pedir siempre el caso a los chicos de las motos. Si bien muchos no usan casco, siempre andan con uno extra para el pasajero.
  • Bali no es una ciudad amigable para caminar. a mi me gusta caminar, pero en Bali lo intenté y es toda una experiencia por si misma. No hay paseos peatonales, ciclovias o algo así. No es raro ver en las pocas veredas que hay en las estrechas calles de Bali motos transitando tratando de acortar camino para llegar rápido a destino.
como es el tráfico en bali
Hay que competir con las motos por un espacio en la veredas de Bali.
  • Hay muchos lugares para masajes. Te los ofrecerán mucho. Y también para tatuarse. Nunca había visto tantos estudios de tatuaje por calle como en Bali.
  • Lamentablemente hay bastante basura. No hay un manejo muy bueno con los desperdicios.
  • Es una ciudad segura para caminar por el día y también por la noche. Lo más peligroso fueron algunos motoristas y los ollos que vi en las calles cuando salí a caminar por la ciudad.
  • Hace mucho calor y es bastante húmedo. Toma mucha agua.
  • En está época del año (fin de abril) a veces puede llover. Lo bueno es que solo es por un par de horas y luego vuelve todo a la normalidad.
  • Siempre anda con un poco de efectivo. Se puede pagar con tarjeta en la mayoría de las partes, pero lo necesitarás para pagar el estacionamiento, la entrada a algunas playas o comprar algo por ahí.
conocer las esculturas de la isla de bali

Palabras útiles para sobrevivir en Bali e Indonesia


Estas son las palabras que he aprendido en estas primeras semanas en Indonesia y que te ayudarán a moverte. Siempre despídete con un Terima Kasih!

  • Buenos días: Selamat Pagi!
  • Muchas gracias: Terima Kasih!
  • De nada: Sama – sama!
  • Buenas noches: Selamat Malam!
  • Adios: Selamat tinggal!
  • Arroz frito: Nasi Goreng (verás esta palabra por todas partes)
  • Noodle (fideos salteados o fritos): Mie Goreng (esta también)

Bali ha significado volver a agarrar la mochila y salir de la zona de comfort en la que se había transformado mi vida en Nueva Zelanda. Es un destino totalmente distinto a lo que estaba acostumbrado y me costó un poco agarrarle la mano, pero con el paso de los días me sentí más cómodo con la isla, el país y mi vuelta a los viajes.

Espero que estas pequeñas cosas te puedan servir en tu primer viaje a Bali y a Indonesia, un país que muchos eligen para comenzar a explorar el Sudeste Asiático.

Para ver más de Bali e Indonesia puedes revisar mi instagram, el lugar virtual en el que comparto algunas cosas de mi viaje.

Pato | En Modo Viajero

Deja una respuesta

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.