De visita en Madrid: callejeando por la capital de España

Qué hacer en Madrid.

La Plaza Puerta del Sol.

Después de unos días de playa y un “poco” de fiesta en Ibiza, viajé a Madrid. La capital española tenía un lugar especial en mi lista de ciudades a conocer, ya que durante el fin de semana de mi visita, los principales equipos de fútbol de la ciudad disputaban la final de la Liga de Campeones de Europa en Milán. ¡Si, el Real Madrid de Cristiano y el Atlético!

El partido no era en Madrid, pero a todas luces se presentaba como un gran evento para los madrileños y para los viajeros amantes del fútbol que se encontrarían en la ciudad por esos días. Si algo quería y tenía que hacer en Madrid durante mi visita, era ver el partido como un local, como un madrileño.

Todo estaba dado para ser un gran viaje: una nueva ciudad por conocer y un gran evento para participar. Sin planearlo, el resultado fue aún mejor de lo que esperaba.

Qué hacer en Madrid.

Callejeando por Madrid.

¿Cómo llegué a Madrid?

En bus desde Valencia en un viaje de poco más de cuatro horas.

En realidad el viaje comenzó en Ibiza donde tomé un ferry hasta Valencia (5 horas de travesía), para luego continuar en bus hacia Madrid por la noche. Fue un largo viaje.

Llegué de madrugada. Esperé un par de horas en una banca de la estación y traté de dormir un poco más, pero no lo logré. Cuando un guardia comenzó a despertar y levantar a todos los que estábamos pasando la noche ahí, agarré mi mochila y comencé a buscar la forma de ir al hostel donde había reservado. Estaba ubicado cerca de la Plaza del Callao, en pleno centro de Madrid, por lo cual llegar en metro no iba a ser difícil.

Mi intención era quedarme al menos cuatro días, pero solo tenía hostel para dos noches, ya que estaba todo reservado y lo que había disponible estaba muy caro. Seguramente por el fin de semana y el partido, la disponibilidad era menor que en un fin de semana normal. A eso asocié los precios y pocas vacantes. Traté de conseguir host a través de Couchsurfing, pero no tuve éxito.

Regístrate desde este enlace y recibe 25 euros de crédito en Airbnb para tu próximo viaje a Madrid y a donde quieras.

Después de registrarme y dejar mis cosas, me despreocupé del tema del alojamiento y salí a recorrer la ciudad. Al menos tenía dos noches aseguradas.

El hostel estaba muy bien ubicado, a un par de calles de La Gran Vía, la avenida más famosa de Madrid. Tiendas de todo tipo, restaurantes y bares son lo que más se puede encontrar a lo largo de la avenida, además de cines y teatros. Caminé unas cuadras, con calma, sin la prisa de las decenas de personas que iban de una tienda a otra, de los autos y sus bocinas, del ajetreo típico de los lugares tan comerciales como este. Iba a otro ritmo. Como no tenía intención de comprar nada, y tampoco dinero, continué hasta la Plaza del Callao donde había una gran pantalla con el rostro de Cristiano Ronaldo en una publicidad, para luego dar paso a otra con el horario del partido del sábado (era miércoles). Se notaba que había ambiente futbolero y que el partido no iba a ser indiferente para nadie.

Qué hacer en Madrid.

Uno de los edificios emblemáticos de la Gran Vía.

Después seguí por una de las calles peatonales hacia la Plaza Puerta del Sol, una de las plazas más importantes de la ciudad. No es muy grande, pero en los alrededores se pueden encontrar algunos de los símbolos de Madrid: la estatua del Oso y el Madroño, la Real Casa de Correos (hoy sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid), y el Kilometro 0.               

Hice una pausa acá y me quede observando el ir y venir de quienes pasaban por el lugar. Vendedores ambulantes, viajeros, oficinistas, artistas callejeros y un perro (nunca faltan), pude ver durante el tiempo que estuve parado bajo la sombra de un edificio. Aproveché de tomar algunas fotos y continué caminando por una de las calles que rodean la plaza. Había muchos bares, restaurantes y pequeñas tiendas (librerías, souvenirs, música, peluquerías y hoteles, entre otras), a lo largo de las adoquinadas calles de la zona. En varios bares había letreros informando que transmitirían la final del sábado. Aunque faltaban 3 días, ya estaba buscando lugar para ver el partido.

Qué ver en Madrid.

La Plaza de Santa Ana en el Barrio de las Letras.

Sin darme cuenta, estaba caminando por el Barrio de las Letras, cuyo nombre se debe a la actividad literaria presente en los siglos XVI y XVII que hubo en esta zona de la ciudad. Famosos autores vivieron entre sus calles, tales como Cervantes, Quevedo o Lope de Vega. De hecho en la principal plaza de la zona, la Plaza Santa Ana, hay un monumento en honor a Calderón de la Barca y una estatua de Federico García Lorca. Ahí me quede, disfrutando del ambiente de la plaza y del bonito entorno.

El resto de la tarde lo pasé caminando y dando vueltas por el centro, sin rumbo definido, tenía tiempo y el día estaba lindo para caminar. Luego volví al hostel a descansar un poco, ya que me bajó el cansancio del viaje. No había dormido mucho. Por la noche había un evento de Couchsurfing en un bar cerca de la Puerta del Sol y tenía que estar con las pilas recargadas para conocer un poco de la vida nocturna, de “la marcha madrileña”. Fue una larga noche.

Qué hacer en Madrid.

Un poco de la noche madrileña.

Al día siguiente hice un “Free Tour para conocer un poco más del centro de la ciudad. Los Free Tours son una excelente alternativa para recorrer las ciudades de forma entretenida, en grupo y conocer lugares e historias que generalmente no se encuentran incluidas en las guías de turismo tradicionales, además, son gratis. Bueno, casi, ya que al finalizar el recorrido el guía pide una propina voluntaria a los participantes.

El tour comenzó en la Plaza Mayor, uno de los símbolos de la ciudad. Está ubicada no muy lejos de la Plaza Puerta del Sol y se alza como punto de referencia para quienes visitan la ciudad y para los madrileños. Es una plaza bonita, rodeada por edificios de fachadas coloridas y pequeños balcones. Los primeros pisos están ocupados principalmente por restaurantes, cuyas terrazas se extienden hacia la plaza.

El punto de encuentro fue la estatua de Felipe III, justo en el medio de la plaza. El guía empezó hablando de la plaza y alguna de sus atracciones: la Casa de la Panadería (justo al frente de la estatua) y el Arco de Cuchilleros, por el cual salimos para continuar el recorrido. El arco conecta con la calle Cuchilleros (de ahí su nombre), en la cual se encuentra el restaurante Sobrino de Botín, el restaurante más antiguo del mundo, fundado en 1725.

Qué ver en Madrid

El restaurante Sobrino de Botín.

Mientras caminábamos por la zona, el guía nos contaba historias sobre los edificios, lugares y calles que íbamos dejando atrás. El guía era muy didáctico e ilustrativo. Sin darnos cuenta, llegamos hasta el Palacio Real de Madrid. Si bien es la residencia oficial de la familia real de España, actualmente no viven ahí, sino en el Palacio de la Zarzuela. Hoy solo se utiliza para recepciones y ceremonias oficiales. El edificio impresiona por su tamaño, es el palacio real más grande de Europa occidental. Justo frente al palacio se encuentra la Catedral de la Almudena.

En la plaza de Oriente, frente al Teatro Real, finalizó el tour. Como era temprano, volví al centro y al Barrio de Las Letras. Me gustó el ambiente y las callecitas de la zona, por eso fui a dar una vuelta más por ahí antes de ir al Parque del Retiro.

Qué ver en Madrid.

Caminando hacia el parque encontré la Estación de Atocha.

Lo primero que encontré al llegar al parque, fue la Fuente del Ángel Caído, dedicada al diablo. El día estaba soleado, ideal para un día de parque y muchos lo estaban aprovechando. Algunos paseaban en familia, otros hacían deporte y otros disfrutaban de un buen picnic bajo la agradable sombra de los árboles. Había un par que simplemente dormían bajo los árboles para capear el calor. Lo hubiera hecho feliz, pero quería seguir conociendo la ciudad. En medio del parque está El Palacio de Cristal, hoy convertido en una sala de exposiciones. Justo había una exposición gratuita, por lo cual entré a mirar un poco.

Qué hacer en Madrid.

Hay una pequeña laguna frente al Palacio de Cristal, el entorno es muy bonito.

Luego seguí caminando hasta el Estanque del Retiro, lugar donde me quede más tiempo para descansar un poco. Hay un gran monumento, dedicado al rey Alfonso XII, en una de sus orillas. Sentado en los peldaños de una de las escaleras, saqué mi botella de agua y unas galletas para recuperar un poco de energías. No había almorzado aún y estaba caminando desde temprano. Fue el lugar perfecto para hacer una pausa, alejarse un poco del ruido del centro y disfrutar de la naturaleza antes de seguir el paseo.

Qué ver en Madrid.

Se puede alquilar un bote para navegar por el Estanque del Retiro.

El parque no está lejos del Museo del Prado, el más importante de Madrid y uno de los más importantes del mundo. Aún estaba a tiempo para visitarlo sin tener que pagar, ya que había averiguado que de 18 a 20 horas el ingreso es gratuito. La gran mayoría de las salas se pueden visitar, pero hay algunas en las cuales hay que pagar un cargo adicional. Alcancé a visitar las principales galerías antes de que cerraran el museo.

Después del museo caminé por la Gran Vía hasta el hostel para seguir buscando alojamiento, ya que esa era mi última noche ahí. No encontré nada por el centro, todo lleno y caro. Después de un par de horas, finalmente reservé para el viernes en un hostel ubicado a unos 40 minutos del centro en metro. No era lo ideal, pero era lo más barato que había. Lo tomé, porque no tenía otra opción.

Regístrate desde este enlace y recibe 10% de  reembolso en tu próxima reserva con Booking.

El día viernes me cambié temprano de hostel para tener tiempo por la tarde y aprovechar el día. Visité La Rosaleda, el Templo de Debod y los alrededores de La Plaza de España. Fue un día  bien “callejeado” como a mí me gusta.

Qué hacer en Madrid.

Selfie en el Templo de Debod. No podía faltar.

Por la noche me reuní con Iris, una de las personas a las que envié mensajes a través de Couchsurfing. Si bien Iris no podía recibirme, tenía interés en conversar conmigo sobre Chile, ya que en dos semanas más viajaba ahí a vivir por trabajo.

Nos encontramos en la Plaza del Callao para luego ir a un pequeño restaurante. Mientras ella me preguntaba sobre Chile, yo lo hacía sobre Madrid. No le quedaba nada para viajar y estaba ansiosa por conocer información del país, su nuevo país. Hablamos de todo un poco. La conversación fue muy agradable y a sugerencia de ella, aproveché de comer “tortilla de patatas”, plato muy popular en España. Estaba bastante bueno, tengo que decir.

Después ella se quedo en sus clases de baile, mientras que yo fui a un encuentro con otras personas de Couchsurfing. Al despedirnos quedamos de vernos nuevamente, si los horarios lo permitían.

Qué hacer en Madrid.

La Puerta de Alcalá, ícono de Madrid.

Y llegó el sábado, el día del partido ¡Por fin!

Por la mañana me cambié de hostel, el tercero en mi paso por Madrid. Encontré uno muy bueno en el sector de Malasaña, cerca del centro de la ciudad. Acá me quedé las últimas dos noches.

Era día de partido y así se notaba en la calle. Salí a dar una vuelta por La Plaza Puerta del Sol y La Plaza Mayor y las camisetas blancas y albirrojas estaban por todas partes anticipando lo que venía más tarde. Comencé a preguntar por un buen lugar para ver el partido. La idea era verlo en un bar con ambiente futbolero, ambiente de final.

Qué ver en Madrid.

En la Plaza Mayor en la previa del partido.

Mientras seguía caminando por el centro y buscando lugar, recibí un mensaje de Iris preguntándome si quería ver el partido en el estadio Santiago Bernabéu (el del Real), ya que tenía una entrada disponible. El partido era en Milán, pero se instaló una pantalla en medio de la cancha para que los fanáticos que estaban en Madrid siguieran el partido, como si estuvieran en la ciudad italiana. Muy buena idea.

No lo pensé dos veces y acepté la invitación. No estaba en mis planes visitar el estadio y menos ver el partido ahí, pero por esas cosas mágicas que pasan viajando, se dio la oportunidad de hacerlo. ¡Qué lindo es viajar!

El partido lo ganó el Real, en un partido con alargue y con el dramatismo de los penales incluido. La pasé muy bien con Iris y su familia en el estadio. Mientras ellos estuvieron muy nerviosos durante todo el partido (son muy fanáticos), yo disfrutaba del ambiente. Nunca había estado en un estadio tan espectacular como ese, aunque no cambio por nada el ambiente que se vive en el estadio cuando voy a ver a mi querida Universidad de Chile. ¡Vamos la U!

Después de despedirme y agradecer a Iris y su familia por la invitación y por la gran experiencia, caminé con los miles de madridistas que se tomaron las calles, hasta la Plaza de Cibeles, punto de encuentro y celebración de los fanáticos del Real Madrid. Había montado un escenario en medio de la plaza para recibir al equipo apenas arribase desde Milán. Compré un par de cervezas en un kiosko cercano para ponerme a tono con las miles de personas que estaban celebrando. El ambiente estaba lindo y no podía ser menos. Después de un par de horas volví al hostel, ya que el equipo llegaba de madrugada y por la lluvia que comenzó a caer a ratos. La fiesta duró toda la noche.

Qué hacer en Madrid.

¡Con la roja presente en Madrid!

El domingo no hice mucho. El día estaba raro: lluvia por la mañana, sol por la tarde y un poco de frío. Aproveché de conocer los alrededores del hostel y por la tarde me acerqué a la Puerta del Sol para ver a los jugadores del Real Madrid asomarse por los balcones de la Casa de Correos. Había mucha gente esperando al equipo. Yo lo hice por al menos una hora antes de la llegada de Zinedine Zidane, Cristiano Ronaldo y “la undécima”.

Qué hacer en Madrid.

El reconocimiento a los campeones. ¡Hala Madrid!

Mi paso por Madrid fue muy “movido”. Me cambié tres veces de hostel en 5 días. El clima también hizo lo suyo: pasé de días de mucho sol a otros con lluvia y tormenta. Tuve mi primer encuentro a través de Couchsurfing en Europa y pude ver el partido en el mismísimo estadio del Real Madrid.

Todas estas experiencias hacen que Madrid tenga un lugar especial en mis recuerdos viajeros. Espero verte pronto.


Qué ver y hacer en Madrid:

  • Ver el atardecer en el Templo de Debod.
  • Caminar por el Parque del Retiro y descubrir todos sus rincones. En el siguiente enlace puedes ver mayor información sobre el parque y sus servicios: Parque del Retiro.
  • Pasear por las adoquinadas y pintorescas calles del Barrio de las Letras.
  • Haz un Free Tour por la ciudad: averigua en tu alojamiento o por internet la oferta y las rutas disponibles. Hay muchas.
  • Visitar gratis el Museo del Prado, recuerda que después de las 18 horas es gratis. Más información por acá: Museo del Prado.
  • Date una vuelta por la Puerta de Alcalá, la Plaza de Cibeles y la fuente de Neptuno. Estan todas muy cerca del museo y el parque del Retiro.
  • Si tienes tiempo, puedes hacer un paseo por el día a la vecina ciudad de Toledo. Los buses salen cada hora desde la estación de autobuses de la Plaza Elíptica.
  • Visitar el estadio del Real Madrid: puedes conocer el estadio, vestidores, museo e incluso pisar la cancha. Los horarios y precios los tienes por acá: Tour Bernabéu.
  • Aplicaciones de viaje que utilicé: Booking y Hostelworld, Maps.meGo EuroBus Radar y Couchsurfing.
  • Donde dormir: Lo ideal es por el centro, cerca de la Puerta del Sol, Plaza Mayor, el barrio de Malasaña o la Gran Vía. Hay muchas opciones, pero debes reservar con anticipación, para que no te pase lo que a mi. Airbnb y Booking pueden ser una buena opción para encontrar donde dormir. Recuerda que tienes 25 euros de descuento en Airbnb y 10% de descuento en Booking, si reservas con estos enlaces. Tú eliges.

Fecha del viaje: mayo 2016.


¡Comparte este post!

¡Suscríbete para recibir más inspiración viajera!


(*)

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Enviarte mi newsletter con los últimos post, novedades e información práctica relacionada con la temática del blog.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas se guardarán en los servidores de Mailrelay. Ver política de privacidad de Mailrelay
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.


Deja un comentario

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *