Liubliana, ciudad de dragones y naturaleza.

Qué ver y hacer en Liubliana.

Castillo de Liubliana.

Después de una visita de un día a Venecia, última ciudad en mi paso por Italia, un nuevo país aparecía en el horizonte.

Liubliana es una ciudad pequeña, muy verde, tranquila, colorida y bonita. Tan solo estuve un par de días acá, pero quede gratamente sorprendido con la capital de Eslovenia, un país del que no sabía mucho, debo reconocer. Menos de su capital.

A través del relato te iré contando algunas cosas que puedes considerar para tu próximo viaje a esta bella ciudad. Empecemos!!




¿Cómo llegué a Liubliana?

Desde Venecia en bus en un viaje de casi 5 horas.

Tomé el bus en las afueras de la estación de Venecia-Mestre (10 minutos en tren desde Santa Lucia).

Dormí casi todo el viaje. Como no encontré hospedaje barato en Venecia, pasé la noche en la estación de trenes de Santa Lucia. No fue lo ideal, pero mi presupuesto no me permitía pagar los precios que pedían por una noche. La experiencia no estuvo nada de mal y tampoco era el único que estaba en la misma situación. La noche fue muy tranquila.

Venecia, Italia.

Pasando la noche en Venecia. ¡Qué glamour!

Liubliana me recibió con cielo gris y un poco de lluvia. Era domingo por la tarde y había poca gente en las calle. Mi hostel estaba cerca del centro histórico, a media hora de distancia de la terminal. No tenía prisa, por lo cual me fui caminando entre las tranquilas calles de de la ciudad.

Después de registrarme y dejar mis cosas, dediqué el resto del día a recorrer el centro de Liubliana. El hostel estaba muy cerca de todo. A dos calles estaba la plaza Krekov desde donde se puede tomar el funicular para subir al Castillo de Liubliana, el principal símbolo de la ciudad, ubicado en una pequeña colina.

También está la oficina de turismo a la que puedes acudir si necesitas mayor información.

Qué ver y hacer en Liubliana.

Las tranquilas calles de Liubliana.

Ya era tarde y el funicular estaba cerrado al igual que el mercado de Liubliana, que se instala en la plaza Vodnik y que se extiende desde el Puente Triple hasta el Puente de los Dragones por la orilla del río Ljubljanica.

Poca gente caminaba por el centro, todo el comercio estaba cerrado. Solo los bares y restaurantes de la orilla del río tenían algo de movimiento. El cielo se nubló completamente y comenzó a hacer algo de frío. Decidí volver al hostel, aún tenía un día completo para conocer mejor la ciudad.




Fue una noche especial, ya que a miles de kilómetros de distancia, Chile iba a disputar la final de la Copa América Centenario en USA y obviamente quería ver el partido.

Vida de Hostel.

No podía perderme el partido.

El partido era a las 2 am (horario europeo), por lo cual tuve que verlo acostado y con auriculares para no molestar a las otras personas que había en la habitación. Me puse la camiseta de “la roja” para esperar el partido. ¡Me quede dormido! Como la noche anterior no había dormido mucho, me dormí con los auriculares puestos. Por suerte desperté a las 3 am. Todo seguía “casi” igual.

El resto de la historia es conocida. Gano Chile. En ese momento solo quería teletransportarme a Santiago para celebrar al igual que el resto de los chilenos.

En ese minuto noté lo lejos que estaba: en Eslovenia, un pequeño país de Europa Central.

Vamos Chile.

Celebrando en silencio. Esa noche dormí con la camiseta de “la roja” puesta.

Por la mañana, preparé mis cosas y salí a recorrer la ciudad. No había dormido mucho, pero estaba feliz. Había valido la pena quedarse despierto gran parte de la noche.

Me fui directo al Castillo de Liubliana. La colina no es muy alta, solo me tomó 10 minutos llegar a las puertas del castillo caminando.

El primer castillo instalado en la colina data del siglo XI, pero la construcción actual es del siglo XV. Con el tiempo ha sufrido varias modificaciones y trabajos de conservación. En la actualidad hay bares, restaurantes y también se utiliza para eventos.

Registrate desde este enlace y recibe 25 euros de crédito en Airbnb para tu próximo viaje.

El castillo se puede visitar libremente (salvo algunas exposiciones o tour guiados) y desde el exterior se pueden obtener las mejores panorámicas de la ciudad.

Castillo de Liubliana.

Liubliana desde la colina del Castillo. Linda ciudad.

Desde el mirador del castillo, Liubliana es una mezcla de tonalidades rojizas y verdes. Rojo por el color de los tejados de las casas y verde por los numerosos árboles y parques de la ciudad. Se ve muy bonito el contraste. Esto último no deja de ser importante, ya que la ciudad fue declarada en el año 2016 como la Capital verde de Europa debido a su alta conciencia ambiental y preocupación por la calidad de vida y entorno de sus habitantes.

Tuve que hacer una pausa en el castillo, ya que comenzó a llover muy fuerte. Recién había Comenzado el paseo y no quería mojarme. Después de media hora, bajé por uno de los senderos más alejados para caminar por la orilla del río Ljubljanica.




Me sorprendió el orden y la limpieza que había por toda la orilla y en general por toda la ciudad, todo muy verde y en perfectas condiciones. La distinción como la la capital verde de Europa la tenían muy bien ganada. Un lujo pasear por la ciudad.

Río Ljubljanica.

Paseando por la orilla del río Ljubljanica. Muy tranquilo.

Al acercarme al centro, algunas de las coloridas fachadas se reflejaban en las aguas del río, entregándome una maravillosa postal de la ciudad. Algunos barcos pasaban lento, casi sin alterar la tranquilidad del río. El centro histórico está principalmente reservado para peatones y ciclistas. El ruido de los motores prácticamente no existe. La ciudad respira tranquilidad

Sin darme cuenta llegué a la plaza Kongresni (plaza del congreso), donde estaban alistando el escenario para un concierto de ópera, ya que eran las semanas musicales de la ciudad. Por la noche volví a la plaza por el concierto. El espectáculo no era gratis, pero como era al aire libre se podía escuchar muy bien desde la plaza e incluso ver a través de la pantalla gigante que había en uno de los costados.

En la plaza también destacan el edificio de la Universidad de Liubliana y el de la Filarmónica de Eslovenia.

Castillo de Liubliana.

El escenario en la plaza del Congreso y el castillo de fondo, postal de la ciudad.

Volví a caminar por el rio hasta llegar a la plaza más famosa y visitada de la ciudad: la Plaza Prešeren. Esta pequeña plaza tiene varias cosas muy interesantes: la Iglesia Franciscana y su hermosa fachada, la estatua del poeta esloveno France Prešeren (quién da el nombre a la plaza) y el Triple Puente.

La tranquilidad que había caracterizado el paseo se interrumpió por las decenas de personas que transitaban por el lugar. Es el punto de encuentro de quienes viven o visitan la ciudad. Mucha gente caminando y tomando fotos del castillo, que se ve muy bien desde el puente. El lugar tiene mucho ambiente.

Triple Puente de Liubliana.

Desde el Triple Puente se ve muy bien el castillo.

La historia del Triple Puente, que une la Plaza Prešeren con la Plaza Mestni donde está el ayuntamiento, es sngular. El puente central fue construido en 1842, sustituyendo a uno viejo que había hasta ese entonces. Como por la zona siempre transitaba mucha gente, el puente no daba abasto, por lo cual se añadieron, entre los años 1929 y 1931, una pasarela para peatones por cada lado. La obra es obra del arquitecto Jože Plečnik al igual que el edificio del mercado y otros tantos que hay por toda la ciudad. Es considerado el arquitecto esloveno más influyente.

No recuerdo haber visto otro puente similar.

Iglesia Franciscana de la Anunciación, Liubliana.

La bella fachada de la Iglesia Franciscana, justo frente al Triple Puente.

De regreso al hostel, aproveché de pasar por el otro gran puente de la ciudad, quizás más famoso que el anterior: el Puente de los Dragones. De estilo art noveau, fue levantado entre el 1900 y 1901, reemplazando a un antiguo puente de madera.

El dragón tiene una fuerte relación con el origen de la ciudad, es el símbolo de Liubliana y está presente en el escudo al igual que en la bandera. Hay dragones por todos lados. Según la mitología, Jasón y los Argonautas habrían vencido a un gran dragón que vivía por estas tierras.

Otra de las leyendas dice que cuando una mujer virgen lo cruza, los dragones mueven la cola, en referencia a una virgen que habría sido liberada por Jasón luego de matar al dragón.

Mercado de Liubliana.

Parte del Mercado de Liubliana, junto al río de la ciudad.

El río Ljubljanica y todo lo que gira a su alrededor fueron lo mejor de mi visita. Las ciudades con ríos me gustan mucho. Lo he descubierto en este viaje. La bella arquitectura, el orden y la naturaleza también son cosas para destacar de esta bella ciudad.

Me encanta visitar lugares nuevos o poco conocidos, sin mucha información previa. Son una apuesta, no sabes con que te vas a encontrar.

Liubliana, la ciudad de los dragones y la naturaleza, no me decepcionó.

Qué ver en Liubliana.

Postales de Liubliana.


Qué ver y hacer en Liubliana:

  • Conocer el Castillo de Liubliana. Súbelo a pie, la colina es de fácil acceso. Más info sobre los horarios y tickets acá: Castillo.
  • Pasear por el puente de los Dragones. Increíblemente borré las fotos que tenía en este lugar. Ya tengo la excusa para volver.
  • Hacer un tour en barco por el río si el presupuesto te lo permite. Yo caminé por la ribera y fue un paseo muy agradable también. Tú eliges.
  • Ir al barrio alternativo de Metelkova. No alcancé a visitarlo, pero tengo muy buenas referencias del lugar. Cuéntame que te parece.
  • Disfrutar de alguno de los parques de la ciudad. El Parque Tivoli es el pulmón de Liubliana.
  • Caminar por el casco antiguo, la arquitectura del lugar es muy linda. Piérdete por las calles un rato. Ojo, cuidado con los dragones.
  • Visitar el Mercado de Liubliana: funciona de lunes a sábado.
  • Aplicaciones de viaje que utilicé: Booking para buscar host, Maps.me para moverme por la ciudad y Go Euro con Bus Radar para encontrar autobús.

Fecha del viaje: junio, 2016.


¡Suscríbete para recibir más inspiración viajera!


(*)

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Enviarte mi newsletter con los últimos post, novedades e información práctica relacionada con la temática del blog.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas se guardarán en los servidores de Mailrelay. Ver política de privacidad de Mailrelay
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.





¡Comparte!

Deja un comentario

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *