Puente Viejo de Mostar (Stari Most) símbolo de paz y guerra | Lugares con historia

El Puente de Mostar o Puente Viejo (Stari Most en bosnio) es una de las atracciones turísticas más visitadas de Bosnia y Herzegovina. Este símbolo de la unión y convivencia entre las comunidades musulmanas y cristianas que han vivido por siglos en la ciudad y orgullo arquitectónico otomano debido a su particular forma, sin embargo esconde una triste historia y muchos ingratos recuerdos a causa de la Guerra de Bosnia.

Este es otros de los lugares con historia que he conocido en mi viaje y quiero compartir contigo. Te invito a descubrirlo juntos.

Puente Viejo de Mostar

El Puente Viejo de Mostar: su origen


El Puente de Mostar fue construido en el siglo XVI a pedido del sultán Suleiman el Magnífico sobre el río Neretva. Tiene casi 30 metros de largo, 4 metros de ancho y se eleva hasta los 21 metros por sobre las aguas del río.

Hay dos torres en los extremos, la Torre Halebija y la Torre Tara, que se añadieron un siglo después para albergar a los guardianes del puente, «Mostaris». Además, también sirvieron como depósito de municiones durante el tiempo en que la ciudad estuvo bajo dominio otomano.

Otra de las cosas interesantes es que Mostar lleva este nombre gracias al puente y a sus guardianes, los «Mostari».

El puente original permaneció sin cambios, uniendo la ciudad y las dos principales comunidades, católica y musulmana que en ella habitan, por más de 400 años. Sin embargo, con el estallido de la Guerra de Bosnia una mañana del año 1993, todo cambió.

Puente Viejo de Mostar
Vista desde el bazar del lado este de la ciudad.

Bosnios musulmanes y croatas católicos habían luchado juntos para expulsar a los serbios ortodoxos de la ciudad cuando estalló el conflicto en los Balcanes después de la caída del comunismo en la antigua República de Yugoslavia. Sin embargo, luego de ganar la partida a los serbios, comenzó una guerra  civil entre ambas comunidades por el control de la ciudad.

Los registros de este sangriento período aún se pueden ver en las casas y edificios que conservan las huellas de los bombardeos y tiroteos que se ejecutaron en la ciudad. También en el puente y al caminar por las calles de Mostar encontrarás la frase «Don’t forget 93» pintada en los muros aludiendo a esta fecha.

Puente Viejo de Mostar
La frase que nadie nunca quiso escribir.

El puente era considerado como un potente símbolo de la comunidad musulman presente en la ciudad, por lo cual el lider de las fuerzas croatas, Slobodan Praljak, ordenó su destrucción, ya que era un ícono que debía desaparecer.

El bombardeo al puente ocurrió a las 10:15 de la mañana del 9 de noviembre de 1993. El puente, que por siglos había servido para unir no solo las dos partes de la ciudad, sino que también para contribuir a la buena convivencia entre bosnios y croatas, oriente y occidente, quedo en ruinas, al igual que las relaciones entre los habitantes de Mostar.

Este hecho se convirtió en uno de los símbolos más impactantes de la guerra y las restos del puente, por años, en un recuerdo imborrable de odio y de una guerra que todos querian olvidar.

Puente Viejo de Mostar
Por la noche también se ve muy bonito.

Cuando la paz finalmente llegó a los Balcanes en el año 1995, comenzaron los trabajos de reconstrucción del puente apoyados por la UNESCO, por algunos países europeos y distintas organizaciones relacionadas con la conservación del patrimonio histórico.

Registrate y recibe 25 euros de crédito en Airbnb para tu próxima aventura en Mostar.

La reconstrucción duró años, ya que se utilizaron los mismos métodos que se usaron en la antigüedad para levantar el nuevo puente. Incluso las piedras que habían caído a las aguas del río Neretva durante el bombardeo, fueron rescatadas y utilizadas en la reconstrucción.

Este gran trabajo de reconstrucción del Puente de Mostar finalizó el 23 de julio de 2004 con la reinauguración del puente, hecho que también significó un fuerte mensaje de apoyo en la reconciliación de bosnios musulmanes y croatas. Un año después fue incluido en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad.

Puente Viejo de Mostar
Subiendo al Puente Viejo de Mostar.

Saltando desde el Puente de Mostar: tradición centenaria


El Puente de Mostar no solo es conocido por su bella arquitectura y por la triste historia relacionada con la guerra, también es famoso por los valientes clavadistas que se lanzan a las frías aguas sel río Neretva desde lo más alto del puente.

Esta tradición se remonta casi a los orígenes del puente, hace ya más de 450 años. En la actualidad se ha convertido además, en una fuente de ingreso para quienes se atreven a saltar.

Puente Viejo de Mostar.
Nunca esta mal hacer una pausa en el trabajo.

Los clavadistas se pasean por la orilla del puente en traje de baño y con una gorra invitando a la gente a colaborar con los 25 euros que piden para saltar. Se dice que es 1 euro por cada metro, ya que 25 serían los que hay que recorrer para sumergirse en las aguas del río. Si no logran reunir este monto, no hay salto. Así de simple.

Cuando lo hacen, aplauden e invitan a los curiosos que miran desde el puente o desde las galerías apostadas junto al río, a sacar sus cámaras y celulares para grabar el salto. Todos hacen una pausa en el paseo para ver como los clavadistas se lanzan y se pierden por algunos segundos en las frías aguas del río y luego salen a la superficie, tal cual como lo llevan haciendo desde hace siglos.

Puente Viejo de Mostar
Pasando la gorra antes de saltar.

Visitar el Puente Viejo de Mostar y la ciudad, ha sido uno de los hitos de mi viaje. Todo lo que sabía y vi durante mi época escolar acerca de esta zona estaba relacionado con la guerra, muerte, bombardeos y tristeza. Cruzar el puente y mirar la bella ciudad desde lo alto me llevó a oir por unos segundos el ruido de las bombas y gritos de las personas que se vieron afectadas durante el conflicto.

Esta sensación se esfumó apenas uno de los clavadistas de Mostar se lanzó al río causando la admiración y alegría de todos los que estabamos en el lugar. Con esa sensación me fui de Mostar, una linda ciudad, con un pasado reciente triste, pero que hoy en dia se llena de vida y gira en torno a su espectacular puente, el Puente Viejo de Mostar.

Puente Viejo de Mostar
Desdee lo más alto del Puente Viejo de Mostar.

Gracias por pasar por el blog, ya sabes que ando viajando a dedo por Europa. Si no lo sabes, te invito a seguir el día a día de mi viaje en Instagram y Facebook. Tambien estoy subiendo algunos videos a youtube que te pueden interesar. Nos vemos por ahí.

Saludos viajeros!!

Patricio 😀.

¿Tienes dudas para organizar tu viaje?

Esta guía te ayudará


 
¡Compartir es vivir!

¡Suscríbete para recibir más historias de viaje!




(*)

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Enviarte mi newsletter con los últimos post, novedades e información práctica relacionada con la temática del blog.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas se guardarán en los servidores de Mailrelay. Ver política de privacidad de Mailrelay
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.


Deja un comentario

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *