Cómo viajar barato: consejos prácticos

Consejos para viajar barato.

Sonríe, este post te va a gustar.

Muchos tienen la firme idea de que viajar es caro, solo cosa de gente con dinero. Sí, lo es.

Lo es si te gusta viajar en primera clase o si quieres dormir en un hotel 5 estrellas frente a la Torre Eiffel. Si te gusta viajar de esa forma, creo que no necesitas este post.

En la práctica viajar barato es posible, mucho más de lo que te imaginas. Existen varias herramientas que permiten viajar con bajo presupuesto, solo tienes que descubrirlas y animarte a utilizarlas.

Para ayudarte en la búsqueda, he escrito esta guía que recoge consejos y trucos para viajar barato (a veces gratis). Tips que he utilizado y también aprendido de otros viajeros, durante los últimos años. Hay consejos que sirven para quienes hacen un viaje largo, como también para quienes viajan por corto tiempo.

Encontrarás de todo, es un post largo, te lo advierto desde ya. Pero te servirá para organizar tu viaje de una forma más práctica e inteligente.

La información está organizada en tres grandes categorías: Comida, alojamiento y transporte. Además, hay una cuarta para consejos varios.

Aquí se acaba la introducción. Ahora vamos a lo importante. ¡Toma nota!

Consejos para comer barato en tu viaje


Evita comer en las zonas turísticas: generalmente la comida es más cara, las porciones son pequeñas y a veces la calidad deja bastante que desear.

Come donde lo hacen los locales: pregunta en tu hostel o en la gente en la calle donde comen ellos. Seguro encontrarás comida local a precios más convenientes, de mejor calidad y mayor cantidad.

Fíjate en los precios: no llegues y pidas sin saber con anterioridad el precio de la comida. Evita los malos entendidos y que te cobren más de la cuenta por ser turista.


Mi experiencia: nunca compro en lugares donde no vea los precios publicados, menos aún en aquellos países donde no conozco el idioma.


Comer barato en Estambul

Comiendo en un pequeño restaurant a solo unos metros de la Torre Gálata en Estambul. Muy bueno.

Compra en el supermercado: cocina tu propia comida aprovechando los supermercados y mercados locales. Si ves que comer en la calle es caro, usa la cocina de tu hostel o del lugar donde te estés quedando. Es más barato y accedes a una mayor variedad de productos. La mayoría de los hostels tiene cocina y neveras para guardar la comida (cuando guardas algo debes poner tu nombre y la fecha en la que abandonas el lugar).

Si te estás quedando con algún amigo o con un host de Couchsurfing, prepara una comida típica de tu país o pídele que te preparen algo típico del país en el que estás y compartan los gastos.

Come de las sobras: casi literal. En muchos países de Europa puedes comprar a muy buen precio los alimentos que han sido sobreproducidos o que no se han vendido durante el día.

La idea detrás de esto es reducir la cantidad de comida que se tira a la basura. Todos ganan: el restaurante gana dinero por lo que antes tiraba, mientras que los consumidores acceden a comida de buena calidad a bajos precios. El trasfondo es reducir la emisión de CO2 y hacer un mejor uso de los recursos disponibles.

Pregunta en los supermercados, panaderías o restaurantes locales que ha sobrado del día, en más de alguno te darán algo. Si te da un poco de vergüenza hacerlo, acá te dejo dos aplicaciones gratuitas donde puedes consultar que restaurantes o negocios cercanos a tu ubicación están adheridos a esta iniciativa: Too Good To Go  y Res Q Club. Funcionan en países como Finlandia, Suecia, Noruega o Suiza donde la comida suele ser bastante cara.


Mi experiencia: en Halle, Saale (pequeña ciudad de Alemania) mi host conocía una panadería donde regalaban la comida que sobraba. Fuimos a la hora de cierre y nos llevamos una caja de pasteles, panecillos, muffins y hasta una torta que iba a ser tirada a la basura gratis.


Aprovecha el desayuno del hostel: dicen que la primera comida es la más importante del día. Si a esto le sumas que está incluida en el precio que pagas por tu alojamiento, mejor aún. Consulta la hora en la que sirven el desayuno en tu hostel y pon la alarma para que no lo olvides. Generalmente lo hacen entre 8 y 11 de la mañana.

Despierta temprano y aprovechalo ¡Es gratis!

Comer barato en Marruecos y Viajar barato.

Acá tomaba desayuno en Tánger, Marruecos.

Deja algo para la tarde: en algunos hostels los desayunos son bastante generosos. Si puedes, guarda una fruta, un sándwich o un yogurt para el paseo del día. Agradecerás cuando tengas hambre y te acuerdes que tienes un pequeño bocadillo guardado en la mochila. No desperdicies nada.


Mi experiencia: muy pocas veces me he saltado el desayuno gratuito del hostel. En algunas ocasiones me he levantado solo para comer y luego he seguido durmiendo (generalmente los fines de semana después de algunas noches de fiesta).


La propina: cada país tiene sus propias reglas. Lo mejor es preguntar las condiciones de cada país y guiarse por eso. Si la puedes ahorrar o reducirla, hazlo.

Pregunta a los estudiantes: siempre saben donde comer barato, sabroso y por una buena cantidad.

Consulta si puedes tomar el agua del grifo: en varios países de Europa puedes tomar el agua del grifo sin problemas, lo cual en verano puede ser una gran ventaja. Incluso en algunos países como Suiza o Noruega, hay piletas públicas donde puedes beber libremente y rellenar tu botella.

Aprovecha las ofertas de los supermercados: en algunos supermercados europeos hay lugares especiales para aquellos productos que están por caducar, los cuales se pueden comprar a precios reducidos. Puedes encontrar verduras, carne, pan y frutas a precios bastante convenientes.

No comas todo lo que ves en la calle o entre horas: cada uno come lo que quiere, sin duda, pero si vas comiendo helado, se te antoja un trozo de pizza o una crepes en cada esquina, seguro que el presupuesto que tienes destinado al ítem de la comida aumentará bastante.

Antes de que vayas a comprar, revisa tu mochila ¿Te acuerdas de la fruta del desayuno?


Mi experiencia: Generalmente después de tomar desayuno, salgo a pasear por el día y vuelvo por la noche para cocinar algo más contundente. Durante el día me como una fruta o unas galletas, algo simple. Pero en países como Rumanía, Ucrania y Bulgaria esta regla me la salte por completo. Comer en la calle era muy barato y cada vez que veía algo con buena pinta lo compraba. Tampoco es necesario ser tan estrictos, siempre hay matices para atender nuestros antojos. 


Comida barata de Bosnia. Consejos para viajar.

Comiendo Ćevapi en Mostar (Bosnia).

Consejos para encontrar alojamiento barato


Ocupa Couchsurfing: solo buenas experiencias he tenido utilizando esta aplicación colaborativa para viajeros. He conocido muy buenas personas, quienes no solo me han permitido dormir en sus casas, sino que también me han enseñado como viven en sus países.

Tuve una muy buena experiencia en Lyon. Acá la puedes leer.


Mi experiencia: personalmente prefiero gastar el dinero que pagaría por un hostel, compartiendo una comida o unas cervezas con un “host”. Couchsurfing me ha sido muy útil, ya que no hablo mucho (nada) de inglés, por lo cual compartir con anfitriones que hablan español me ha permitido relacionarme y comprender mejor cada cultura.


Si no sabes cómo se usa, puedes leer esta guía: Qué es y cómo se usa Couchsurfing.

Couchsurfing para viajar barato.

Compartiendo con mis hosts en Helsinki.

Duerme en hostels: son la opción más conveniente. Mucho más económica en comparación a los hoteles. Se destacan por ofrecer espacios comunes donde puedes conocer a otros viajeros. La mayoría ofrece servicios como internet gratuito, desayuno, tours, lockers, ropa de cama, “Pub Crawl” (salir de fiesta por la ciudad con decenas de personas), cocina o servicios de lavandería.

Cuando busques en Booking o en otra plataforma, procura revisar que servicios están incluidos y cuáles no, en el precio que estás pagando. Algunos pueden cobrar un adicional por la ropa de cama o por el desayuno.


Mi experiencia: he dormido en hostel de todo tipo: “party hostel”, colegios adaptados como hostel, en habitaciones con más de 10 camas, en camas de 3 niveles, en carpas para 20 personas y más, entre otros. Hay hostel de todo tipo. Después de Couchsurfing son para mí la mejor opción. Un consejo: no olvides los tapones para los oídos.


Duerme en habitaciones compartidas: son mucho más baratas que las habitaciones privadas. También suelen ser más baratas aquellas con baño compartido.

No es tan terrible compartir el baño ¿O sí?

Reserva con anticipación: en plataformas como Booking, Hostelworld, Hostelbookers o HI Hostels puedes revisar con anticipación los precios y condiciones de cada hostel o alojamiento. Generalmente es más barato reservar un par de semanas antes que solo con un día de anticipación.

Si reservas con este enlace y te alojas, recibirás un reembolso del 10% en tu viaje.

Busca directamente en internet: si no tuviste suerte con las páginas anteriores, busca directamente en google: “hostels baratos en… (Ciudad)” o “alojamiento barato en… (Ciudad)”. No todos trabajan o se anuncian a través de esas plataformas.

Booking.com

Infórmate sobre las mejores zonas para alojar: a veces encuentras hostels a muy buen precio, pero que se encuentran lejos de los atractivos turísticos o en zonas que no son muy seguras. Procura informarte previamente sobre las zonas más convenientes para alojar en la ciudad que estas visitando. Evita sorpresas de última hora.

Pregunta directamente en el lugar de destino: en las ciudades que son muy turísticas suele haber muchas alternativas de alojamiento. En zonas como la costa dálmata e islas de Croacia o Grecia, los lugareños ofrecen habitaciones para los visitantes a través de pequeños carteles ubicados fuera de sus casas.

Date una vuelta y compara las alternativas. Seguro encontrarás algo que esté al alcance y cubra tus necesidades. Incluso tendrás la posibilidad de regatear un poco el precio.

No olvides tu carpa: una muy buena idea es viajar con una carpa y una bolsa de dormir (si no te molesta andar con el peso que eso significa). Pregunta por los campings que hay en la zona que visitas. Hoy en día ofrecen servicios similares a los de un hostel (algunos hasta internet).

No es necesario que viajes con una carpa desde tu país. Puedes comprar una en la ciudad de destino y evitar un aumento en la tarifa de tu vuelo debido al peso del equipaje. Si no la quieres llevar de regreso, puedes venderla o regalarla a otro viajero que encuentres en el camino.


Mi experiencia: para viajar por las islas de Croacia decidí comprar una carpa, ya que no encontré opciones baratas para dormir. La ocupé en Hvar, Korčula  y Bol. Mucho más conveniente y una gran experiencia.


Viajar barato a Europa.

Este fue el lugar donde acampé en Hvar (Croacia). Lo primero que hacía en la mañana era correr al agua.

Recurre a tus amigos (o conocidos): si eres un viajero frecuente es muy probable que ya tengas una pequeña red de contactos por el mundo  a quienes acudir o visitar. Pregúntales si te pueden recibir o si conocen a alguien que pueda hacerlo (llévales un regalito a modo de agradecimiento).

Usa Airbnb: si te vas a aquedar varios días en una misma ciudad y no te gusta compartir habitación, puede ser conveniente para ti alquilar un cuarto o un departamento. Gracias al sistema de cupones de descuento puedes dormir en muy buenos lugares a un precio bastante conveniente.

Si te registras desde este enlace recibirás 25 euros de crédito en tu próxima reserva. ¡Aprovecha!

Tú también puedes recibir descuento si invitas a tus amigos. Completa tu perfil y obtén el enlace para compartir en el menú “crédito”.

Infórmate sobre los eventos de tu ciudad de destino: si hay un evento importante durante las fechas en las que viajas, es muy probable que haya poca disponibilidad o sencillamente que no haya disponibilidad de alojamiento.

Si lo hay, ten por seguro que será a precios mucho más elevados que lo habitual.

Trabaja mientras viajas a cambio de alojamiento: en páginas como Woofing, Workaway, Nomador, Helpx o Homeforhome puedes encontrar opciones para trabajar a cambio de un lugar para dormir y comida. Trabajar en granjas orgánicas, hostels o cuidando casas de personas que están viajando, son algunas de las opciones con las que te puedes encontrar.

A través de Trustedhousesitters puedes encontrar casas que necesitan ser cuidadas (mascotas incluidas) y recibir alojamiento gratuito.

Pregunta y ofrece tus servicios a los lugares donde vas: pregunta directamente en los hostels donde vas a dormir si necesitan apoyo en las labores diarias, tal vez te permitan alojar gratis a cambio de algunas horas de trabajo al día.

Aplica a una visa de Aupair: sé recibido por una familia a cambio de apoyo en las labores cotidianas de la casa y el cuidado de niños. Esta modalidad te permite conocer una nueva cultura y aprender idiomas.

No descartes aeropuertos, estaciones de autobuses o trenes: si no encontraste nada acorde a tus necesidades y presupuesto, busca la estación de trenes o buses más cercana y ve a dormir ahí. Tampoco olvides los aeropuertos.

Si tienes suerte, encontrarás alguna cafetería disponible 24 horas, calefacción, electricidad y hasta Wifi. La gran mayoría de las estaciones cuentan con lockers para guardar el equipaje. Nunca está de más un poco de seguridad.


Mi experiencia: he dormido en estaciones de trenes, autobuses y aeropuertos. En Europa la mayoría están operativos las 24 horas y es muy seguro dormir en ellas. Donde más sufrí fue en Stavanger (Noruega), ya que tuve que dormir afuera de la estación ¡Un frío terrible!


Viajar barato por Europa.

Pasando la noche en la estación de trenes de Heidelberg, Alemania. No estuvo tan mal, ya que tenía internet, podía cargar el móvil y además había una cafetería cercana.

Consejos para viajar barato: Transporte


Para recorrer una ciudad

Camina todo lo que puedas: para mí la mejor forma de conocer una ciudad es caminando. Sal temprano y piérdete por las calles de la ciudad que visitas, descubrirás cosas que arriba de un bus o en el metro no lograrás ver.

Estas de vacaciones, nadie te apura, tomate el tiempo para callejear un poco. Otra ventaja: es gratis.

Ocupa el transporte público: metro, autobuses, ferries (en Gotemburgo hay uno que conecta dos zonas de la ciudad gratis).

Compra abonos para el transporte público: si vas a estar varios días en una ciudad revisa la opción de comprar abonos por una cierta cantidad de viajes, ya que suelen ser más baratos que comprar tickets individuales.

Viajar barato por Europa.

Usar el metro de Moscú es como pasear por un museo. Con un solo ticket puedes recorrer todas las líneas. (Sin salir de la estación, obviamente).

Pregunta por las tarjetas de transporte para turistas: hay ciudades que ofrecen tarjetas de transporte que incluyen descuentos para museos y otras actividades culturales.

Por ejemplo: Berlín tiene la Berlin WelcomeCard, Lisboa la Lisboa Card y París la tarjeta Paris Pass.

¿Son convenientes? Depende de lo que quieras hacer, cuantos días vas a estar y si incluyen lo que quieres ver. Revisa las alternativas y saca tus propias cuentas.

Alquila una bicicleta: en Europa es muy popular el uso de la bicicleta. Las ciudades están equipadas con toda la infraestructura necesaria para pedalear sin problemas. Ciudades como Ámsterdam o Copenhague son muy amigables para recorrerlas en “bici”.

Consulta en tu hostel o en la oficina de turismo las opciones disponibles.

Evita los taxis: viajar en taxi siempre suele ser caro. Consulta por las combinaciones que ofrece el transporte público local, ya que lo más probable es que haya una alternativa que te permita hacer el mismo recorrido sin necesidad de ocupar un taxi.

Infórmate de las tarifas de los taxis: si no tienes otra opción y debes tomar uno, infórmate de las tarifas previamente. En algunas ciudades no se usa taxímetro y debes acordar el precio con el conductor. Lo más conveniente es preguntar en el hostel o a una persona local, cuanto es el valor de un viaje determinado.

No te subas por ningún motivo sin conversar sobre el precio, ya que es probable que te cobren más del precio normal solo por ser turista. No tengo nada contra los taxistas, pero en muchas ciudades ocurre esta situación, lamentablemente.

Si puedes compartir el viaje, mucho mejor.

Para viajes más largos

Evita transfer o similares que salgan directamente desde tu alojamiento: es muy cómodo salir del hostel y que te estén esperando para ir al aeropuerto o para una pequeña excursión a una ciudad cercana. Muy cómodo, pero seguramente también más caro.

Infórmate y revisa si puedes hacer el mismo recorrido con el transporte local. La mayoría de los aeropuertos están conectados al metro, trenes y líneas de autobuses. Si haces una excursión por el día, acércate y consulta en la estación de autobuses directamente los precios. Seguro que encontrarás alguna alternativa más conveniente.

Pon atención y no dejes que te cobren más por ser turista.

Regatea los precios: si los precios no están publicados, con seguridad deberás acordar con el conductor la tarifa de tu viaje. Aplica todas tus capacidades de negociación y consigue el mejor precio posible.

Haz autostop, viaja a dedo: una opción que no es para todas las personas. Viajar a dedo te permitirá viajar gratis y vivir nuevas experiencias. Hay viajeros expertos en este tema como Juan Pablo Villarino de Acróbata del Camino.

En Hitchwiki hay mucha información práctica con consejos entregados por otros viajeros para “hacer dedo”. También puedes revisar los grupos de Facebook y preguntar.

Acá te cuento como fue mi experiencia haciendo austostop por Alemania.

Viajar barato por Europa

“Haciendo dedo” (autostop) en las afuera de Lisboa con destino a Porto.

Prueba con el Carpooling: comparte coche con otros y ahorra dinero. Blablacar es la compañía más conocida para viajar compartiendo coche y gastos.

Existen más opciones para viajar de esta forma. Prueba buscando: “carpooling o coche compartido en…  (ciudad)”.

Suscríbete a los newsletters de las compañías aéreas: constantemente están enviando información sobre descuentos y ofertas especiales. Tampoco es mala idea seguir sus redes sociales y ver si hay vuelos baratos de última hora.

Busca vuelos baratos en modo incógnito: navega en modo incógnito para que no se registre tu actividad y no dar rastros a los anunciantes. En el modo incógnito no se guardan las cookies en tu computador y los sitios web no pueden acceder a tu comportamiento online, por ende tampoco pueden enviarte publicidad personalizada.

Viaja en tren: un medio muy utilizado en Europa por lo cómodo y rápido que es en comparación a los viajes en bus. Además, es muy conveniente cuando viajas con equipaje más grande y pesado, ya que no tendrás que preocuparte como en los viajes en avión.

Compara cual es la opción más conveniente con estas aplicaciones de viaje.

Viaja de noche: haz los viajes largos de noche para disfrutar durante el día y ahorrar en alojamiento. 

Viajar barato por Europa

Esperando el tren en la ciudad de Cluj-Napoca, Rumania.

Viaja cuando sea más barato: viajar en días de semana suele ser más barato que viajar los fines de semana. Aplicaciones como Skyscanner tienen herramientas que permiten comparar cuales son los días y meses más baratos para viajar, lo mismo pasa con Ryan Air. Utilízalas y encuentra ese vuelo barato que tanto anhelas.

Viaja en temporada baja: si puedes evita los meses de julio y agosto. Si viajas a Europa en mayo, junio o septiembre podrás encontrar ofertas de vuelos baratos y mejores precios en transporte, comida y alojamiento, además de mayores opciones para elegir y menos gente.

Compra tus tickets con anticipación: si ya tienes decidido donde y cuando vas a viajar, trata de comprar tus tickets con la mayor anticipación posible. Vuelos baratos a Europa y a todo el mundo, suelen ser más económicos al comprarlos con la debida antelación.

Viaja haciendo escalas: un vuelo con una o más escalas es más barato que un vuelo directo.

Viaja con lo justo, viaja ligero: la mayoría de las aerolíneas low cost permiten incluir, sin costo adicional, una maleta de hasta 10 Kg.

¿Es realmente necesario que lleves 4 pares de zapatos, 5 jeans y 10 camisas?

Trata de pesar tu equipaje antes de salir de casa para asegurarte que cumples con las normas. Evita recargos de último minuto.

Vuela con compañías de bajo coste o low cost: Ryanair, EasyJet, Vueling, WizzAir o Germanwings son algunas de las principales aerolíneas de bajo coste o vuelos baratos de Europa.

No olvides poner atención al peso y las medidas de tu equipaje, ya que el sobrepeso y tamaño suelen encarecer mucho los boletos. Además, revisa el aeropuerto de llegada, puesto que estas compañías suelen operar en aeropuertos que están alejados del centro de la ciudad.

Ocupa los buscadores y compara: Hay varios buscadores o meta buscadores (buscador de buscadores) que permiten comparar las diferentes alternativas de vuelos baratos a Europa y el mundo: Momondo, Edreams, Skyscanner, Kayak o Atrapalo, por nombrar algunas. Yo suelo utilizar Skyscanner.

Recuerda navegar en modo incógnito.

Más consejos para viajar barato


Averigua las tasas que el banco cobra para usar las tarjetas de crédito en el extranjero: puede ser conveniente llevar más dinero en efectivo que ocupar las tarjetas bancarias.

Aprovecha la entrada gratis a museos: algunos museos tienen un horario especial, en el cual no se paga entrada. Generalmente son los días festivos, domingos y por las tardes.

Revisa la página web del museo que quieres visitar o pregunta en la oficina de turismo más cercana:

Un dato: al Museo del Prado de Madrid puedes ingresar gratis después de las 18 horas en la semana y domingos y festivos desde las 17 horas. Revisa acá los horarios: Museo del Prado.

Viajar barato por Europa.

Un poco antes de entrar la Museo del Prado. Llegué justo después de las 6 para entrar gratis.

Evita los souvenirs o compra los menos que puedas: pueden significar un presupuesto aparte. Además, repercuten en el peso de tu maleta.

Seguro que una linda postal será más que suficiente para tus amigos y familiares.

Evita cambiar dinero en el aeropuerto: generalmente en los aeropuertos el tipo de cambio no es muy conveniente. Si lo necesitas para movilizarte, cambia una pequeña cantidad y luego cambia el resto en la ciudad donde hay mucha mayor oferta y puedes comparar.

Infórmate de los eventos gratuitos de la ciudad a la que vas: consulta en tu hostel o alojamiento, oficina de turismo de la ciudad o por internet. Las palabras claves: “eventos gratuitos en” o “panoramas gratis”.

Acá te dejo las algunas páginas que puedes revisar: París, Berlín, Madrid, Ámsterdam.

Aprovecha el Wifi gratis: la mayoría de las ciudades cuenta con conexión a internet gratuita en las principales avenidas y plazas. También hay en los centros comerciales, cafeterías y restaurantes. A veces piden que ingreses un email para registrarte y acceder, mientras que otras solo basta con dar click a un par de botones.

La mayoría de los hostels también cuenta con internet en salas comunes y habitaciones (a veces solo en salas comunes). Consulta la clave cuando hagas el check in.

No olvides activar el modo avión de tu móvil: por ningún motivo utilices el roaming de tu país.

Compra un chip local: si necesitas o quieres estar conectado en todo momento, lo más conveniente es comprar un chip (tarjeta SIM) para tu móvil en el país al que viajas. Hay de todos los precios y generalmente vienen con una recarga inicial de minutos e internet.

En Europa la cosa es más fácil, ya que se han eliminado los cargos asociados al Roaming. Es decir, que se puede utilizar el móvil en el extranjero pagando las mismas tarifas que en el país de residencia.

Utiliza las aplicaciones para comunicarte: ahora que ya tienes internet, usa las llamadas o video llamadas de Whatsapp, Facebook o Skype para comunicarte con tu familia y amigos.

No botes la botella de tu bebida o agua mineral: en varios países de Europa hay máquinas de reciclaje de botellas de vidrio y latas en los supermercados, las cuales te devuelven el dinero que has pagado como suplemento por comprar dicha bebida.

Por ejemplo: un agua mineral cuesta 1 euro. Al pasar por caja te cobraran 0.25 centavos más por la botella (precio final 1.25 euros). Si la guardas, al devolver la botella en estas máquinas, te darán un ticket por esos 25 centavos para usarlos en tu próxima compra en el supermercado.

Averigua si hay “free tours”: en la mayoría de las grandes ciudades se organizan visitas guiadas grupales “gratis”. Lo de gratis es un decir, ya que al final del recorrido y dependiendo de cómo fue el guía, se suele dejar una propina voluntaria. Suelen durar de 2 a 3 horas y generalmente hay tours en español. Es una buena opción para recorrer y descubrir historias que solo conocen personas locales.

Una de las empresas más conocidas es Sandemans, presente en 19 ciudades europeas. Hay otras empresas que también trabajan con este sistema. Te sugiero preguntar o buscar directamente en internet para conocer una mayor oferta.

Averigua si debes pagar por la visa: la mayoría de los países latinoamericanos no necesita visa para entrar a Europa (espacio Schengen), por lo cual tampoco necesitan pagar por ella. Para otros destinos es muy probable que debas tramitar una visa de turismo y pagar por ella. Averigua los requisitos que el país que has elegido para viajar solicita para los ciudadanos de tu país. Las condiciones y valores suelen varias según la nacionalidad.

Si viajas al viejo continente, no olvides revisar los documentos y requisitos para viajar a Europa (zona Schengen).

Lava tu ropa por tu cuenta: compra detergente y lava tu ropa a mano donde puedas. Si estás haciendo Couchsurfing puedes preguntar a tu host si te deja ocupar su lavadora. Lo más probable es que no tenga problemas. Hay países donde es muy barato lavar y conviene usar la lavandería.


Mi experiencia: cuando estuve en Ibiza aproveché que tenía una habitación individual y lavé toda mi ropa en la bañera el primer día que llegué. En Kiev (Ucrania) usé el servicio de lavandería del hostel y lavé todo por menos de un euro. Muy barato.


Infórmate lo más que puedas antes de viajar: en blogs de viajes como este, grupos de mochileros en facebook o en internet hay mucha información disponible que puede servir para hacer tu viaje mucho más barato y conveniente para tu bolsillo.

Si eres estudiante, viaja con tu carnet o credencial: la mayoría de las ciudades ofrece descuentos para estudiantes en la visita a museos u otro tipo de actividades culturales.

A veces no se fijan mucho en las tarjetas o no conocen como son en tu país, por lo cual hasta una credencial caducada, una del gimnasio, del trabajo o de tu equipo de fútbol puede servir.

Utilizas aplicaciones gratuitas: mapas offline, buscadores o traductores pueden simplificar y abaratar tu viaje. Puedes ver las que yo ocupo en este post: las mejores aplicaciones para viajar por Europa.

Trabaja mientras viajas: destina un par de horas al día a vender tus artesanías, hacer música o vender tus fotografías mientras viajas.

Viajar barato por Europa

Ofreciendo mis fotos como postales artesanales ¿Quién quiere una?


Cómo viajar barato: conclusión

Viajar no es tan caro como lo parece. Si organizas tu viaje a conciencia y usas algunas de estas formas de viajar barato, vivirás una aventura inolvidable, entretenida y eficiente en el uso de los recursos. En una de esas te queda dinero para el próximo.

Disfruta de las cosas simples. Busca un buen mirador y deslúmbrate con los hermosos atardeceres (yo soy un coleccionista, me encantan). Callejea, camina lo que más puedas y descubre aquellos rincones llenos de magia que para la gran mayoría pasan inadvertidos.

Por último, no es necesario hacer lo que todos hacen, no te presiones y organiza el viaje a tu medida. Si no entras a ver a la Mona Lisa no pasa nada.


Cuéntame si conoces algún otro consejo o truco que pueda servir para viajar barato. Por favor déjalo en los comentarios para que otros viajeros lo vean ¡Muchas gracias!

Si te gustó este post, ayúdame a compartirlo para que más viajeros vean que no se necesita ser millonario para viajar. Lo más importante es la motivación, las ganas y un poco de flexibilidad.


NOTA: Algunos de los enlaces de este post son links de afiliados. Esto quiere decir que si contratas a través de ellos, yo recibo una pequeña comisión que me ayuda a seguir viajando y manteniendo el blog, sin ningún costo adicional para ti. Muchas gracias.


¡Comparte este post!

¡Suscríbete para recibir más guías de viaje!


(*)

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Enviarte mi newsletter con los últimos post, novedades e información práctica relacionada con la temática del blog.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas se guardarán en los servidores de Mailrelay. Ver política de privacidad de Mailrelay
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.


Deja un comentario

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *