Un año haciendo autostop por Europa: Resumen de una aventura inolvidable

Autostop por Europa
Mis mochilas, un cartel y yo junto a una carretera.
Así fueron gran partes de mis días durante el último año.

Sí, un año. Ni yo lo creo, pero así es, hace un par de semanas que se cumplió un año de este maravilloso viaje haciendo autostop por Europa, el cual me llevó a viajar por Alemania, Suiza, Austria, Eslovenia, Croacia, Montenegro, Albania, Kosovo, Macedonia, Bulgaria, Rumanía, Serbia y Bosnia y Herzegovina.

Ha sido una experiencia espectacular, enriquecedora, agotadora, fascinante, llena de incertidumbre, desafiante, reveladora, de mucho aprendizaje personal e introspección¡Uf, ha tenido de todo! Son tantos los adjetivos que podría escribir que me faltarían líneas para contarte lo que he vivido y sentido durante este viaje que comenzó hace un año y que aún no termina, ya que sigo en la ruta.

Un viaje que me ha servido para darme cuenta que pese a todo lo que se puede ver en los medios, hay mucha gente buena en el mundo. Hay muchas personas que quieren ayudar, que cuando te ven desorientado, se acercan para tenderte una mano. Personas que empatizan y se ponen en tus zapatos por unos minutos para entender lo que estás haciendo y ayudarte a dar el próximo paso.

Autostop en Europa
El amigo camionero de Bulgaria con el que hablamos de todo a pesar de que él no hablaba español y yo menos búlgaro.

Por qué viajar haciendo autostop por Europa


Siempre quise hacer un viaje largo a dedo. Nunca lo pude hacer antes en Chile, ya que no tenía tiempo. Las benditas tres semanas de vacaciones había que aprovecharlas al máximo.

En esta oportunidad el tiempo no era excusa y la idea de salir a la ruta y viajar por los Balcanes y Europa del Este haciendo dedo, me hacían latir el corazón de emoción. Conocer de una manera diferente países como Montenegro, Croacia (ya había estado antes un par de veces), Kosovo o Serbia, por nombrar algunos, era algo que había estado en mi mente desde hace tiempo. Visitar esta parte de Europa, los países de la Ex Yugoslavia y la desconocida Albania, llamaba mucho mi atención.

Además, viajar haciendo autostop era una forma de ahorrar un poco de dinero y viajar más barato. Al viajar de esta forma, el dinero que ahorro en transporte lo destino para otras cosas del viaje o para compartirlo con otros viajeros y darme algunos «lujitos» en las ciudades que visito.

Autostop por Europa
A pesar de la espera y el calor, siempre con una sonrisa. Foto en Bosnia rumbo a Montenegro.

Dificultades de hacer autostop


Ha sido un viaje maravilloso, pero eso no significa que ha sido fácil, en lo absoluto. Muchas veces me encontré pensando: ¿Pero que estoy haciendo?, “deja el show y toma un bus, nadie va a parar”, “ya no estás en edad para andar jugando”, “no soporto más esta mochila, tiraré la mitad de lo que tiene en la próxima ciudad”. Estas cosas y otras más, se cruzan por mi mente cuando las horas pasan, el frío abraza mi cuerpo o el sol golpea mi cabeza mientras nadie para y la espera se hace eterna. Aún las pienso, pero cuando para un auto, las olvido enseguida.

Entre las dificultades que he pasado viajando de esta forma, tengo que mencionar que me ha tocado dormir en estaciones de buses y gasolineras porque se ha hecho tarde y he quedado a medio camino. También he tenido que caminar decenas de kilómetros buscando alternativas para seguir el viaje o sencillamente porque nadie paró, mientras que en otras ocasiones sufrí con el frío, calor y también de hambre, luego de muchas horas de espera en la ruta.

Autostop en Europa
Cuando nadie para y hace mucho calor, lo mejor es hacer una pausa, comer algo e hidratarse.

¿Pero por qué no tomar un bus, para terminar con la espera y continuar el viaje? Seguro que te estas preguntando eso. Lo hice, claro que si, no soy un fundamentalista del autostop, pero trato de conducir el viaje a un punto en el que no necesite los medios tradicionales para desplazarme. Decidí viajar de esta forma sabiendo lo que me esperaba y no podía cambiar a la primera ocasión en que las cosas no fluyeran según lo deseado. Nadie dijo que sería fácil y todo lo que mencioné eran situaciones que podían presentarse y las tenía claras. Cosas del viaje.

Hacer autostop es así, tiene esa incertidumbre que asusta, pero que también emociona y motiva. A veces hay días buenos y días malos. Todo puede pasar.

El idioma también en ocasiones ha sido una complicación. Yo hablo inglés y alemán (estoy aprendiendo), nada más. Pero en los países por los que viajé me han levantado personas con cero, pero cero nivel de inglés. En Albania, Bulgaria, Serbia o Rumanía, por nombrar algunos de los países donde el idioma local es muy dificil de aprender, encontré personas dispuestas a ayudar, a pesar de que con palabras no podiamos entendernos. La buena voluntad era más que suficiente. Al final, este «problema» se transformaba en una anécdota más del viaje.

Eso si, para tener una mejor llegada con la gente local, siempre aprendo tres frases claves para hacerme entender en el idioma del país que estoy visitando: hola, adios y muchas gracias.

Por otra parte, viajar haciendo autostop, no es una forma de viajar muy popular en estos días, por el contrario, hay muchos prejuicios sobre este estilo de viaje. Incluso mucha gente no la entiende y se enojan cuando ven autoestopistas al lado de la ruta. Te miran feo, mueven la cabeza negativamente o hacen señas con las manos (todo tipo de señas). No a todos les tiene que gustar lo que haces, es verdad, pero no por eso deben tirar mala onda. ¡Tolerancia muchachos!

Reflexiones de viajar haciendo autostop


Viajar haciendo autostop me ha ayudado a conocer los lugares por donde viajo desde otra perspectiva. Sin guías de viaje, sin mapas. A través de los ojos y las experiencias de las personas que me ayudan en el camino.

Viajando a dedo he tenido la posibilidad de sentarme junto a un abogado, periodista, granjero, chef, camioneros y hasta un policía. Cada uno con una historia diferente, con su propia visión de la vida, con una mirada distinta del país en el que viven. Cada uno con la misma intención: ayudar y compartir algunos minutos de su viaje, sin esperar nada a cambio.

Hacer autostop por Europa me ha permitido romper mis propios miedos, mis propias fronteras. Para ser honesto, tengo que decir que soy una persona bastante tímida e introvertida. Nunca me ha gustado estar en primer plano. Incluso llevar este blog y escribir mis experiencias acá ha sido un tema.

Autostop por Europa
Este amigo después de recogerme y darme un pequeño tour por la ciudad, me invitó su restaurant y hasta me dio un vaso de rakia. Foto camino a Trebinje en Bosnia y Herzegovina.

Considerando esto, salir a la carretera a pararse con una mochila, un cartel y en un país en el que apenas puedes decir «hola», era algo que representaba algo super desafiante. Hablar con desconocidos, en otro idioma, en otro país con costumbres diferentes y confiar en ellos, era algo que tenía que aprender si quería llevar el viaje adelante por el mayor tiempo posible.

Ni te imaginas como estaba cuando salí el primer día a la carretera en Alemania. No podía creer lo que estaba haciendo, pero lo estaba haciendo. Todos los miedos y prejuicios se esfumaron cuando un señor que estaba tomándose un café en el estacionamiento de la gasolinera donde inicié el viaje, se ofreció a llevarme sin siquiera haberle preguntado. Fue un golpe de confianza tremendo ¡Ni siquiera tuve que esperar!

La satisfacción fue inmensa cuando llegué esa noche a mi destino. ¡Lo había logrado!

Autostop Europa
En algún lugar de Alemania esperando el ultimo ride.

El viajar haciendo autostop por Europa me ha permitido, desde el primer minuto de viaje, contar con una historia, con una nueva experiencia. Desde el lugar de inicio hasta el destino final, hay un mundo de cosas que pueden pasar, es todo incertidumbre. Como esperar por horas y terminar durmiendo en una estación de buses o finalizar el viaje comiendo en un hotel frente al mar invitado por la persona que te levantó en la ruta. Aunque suene poco creíble, esto último pasó en uno de mis viajes por Albania.

Viajando a dedo por Europa
Estos chicos alemanes me llevaron en su furgoneta. Para mi sorpresa hablaban español muy bien. Foto de la ruta entre Sarajevo y Mostar.

Viajar a dedo me ha servido para romper prejuicios y conocer con mis propios ojos lo que ocurre en cada país que he visitado. ¿No vayas a Albania es peligroso?, ¿Cuidado con la mafia albanesa?, ¿Qué vas hacer allá? Estas son algunas de las cosas que escuché acerca de Albania, antes de viajar. La fama de Albania en Europa no es de las mejores, sin embargo fue una verdadera revelación gracias a la hospitalidad y amabilidad de su gente.

Hasta ahora uno de los mejores países para hacer dedo y de los más amigables.

Prácticamente ya no veo noticias, lo que hago es tratar de entender, no juzgar, la realidad que vive cada país y las personas de cada lugar que visito.

Viajar a dedo me ha enseñado a confiar más en las personas. Confiar es clave si se quiere viajar de esta forma.

La incertidumbre y lo desconocido se hace presente a cada momento cuando se viaja haciendo autostop.

Para ser honesto, esto no ha sido tema para mí. En lo absoluto. Como se lo dije a un albanés cuando comenzamos a hablar de viajar haciendo autostop y la seguridad: «soy una buena persona y pienso que aquellos que paran, también lo son y lo hacen solo para ayudarme. No tengo miedo. No tendría por qué cruzarme con malas personas». Y así ha sido (hasta ahora).

En todo este tiempo nunca he sentido peligro por mi o por mis cosas. Llámalo ley de la atracción o como quieras, pero esta ha sido la forma de encarar el viaje. Eso sí, siempre estoy alerta a cualquier señal que me parezca fuera de lo normal.

Viajando a dedo por Europa.
Viajando en camión a Gyrokaster, Albania.

Hasta cuándo viajaré haciendo autostop


No lo sé. Hasta cuando decida emprender el viaje de otra forma. Como lo dije antes, no soy un fundamentalista del autostop y si en un momento decido parar de viajar a dedo, ya sea por comodidad, rapidez o conveniencia, asi lo haré.

Lo importante es viajar.

Viajar a dedo por Europa
¿Cansancio, sueño, calor?, todo eso y más, pero siempre con actitud positiva aunque no pase ningún auto jejeje.

El resumen de un año haciendo autostop por Europa


He querido hacer este resumen para mostrarte lo que ha sido esta aventura haciendo dedo y para poner a tu disposición información acerca de los lugares que recorrí, la cual puede ayudarte a preparar tu propia aventura por Europa.

La mayor parte del viaje lo realicé a dedo, pero hubo algunos tramos que tuve que cubrir en bus o ferry, ya que no funcionó el autostop. Un ejemplo de esto fue en la isla de Brac (Croacia). Como nadie paró y habían pocos autos, finalmente decidí tomar el bus local para moverme por la isla.

También hubo otros tramos en los que tuve que caminar, ya que no funcionó el autostop y tampoco había conecciones de transporte público. Este fue el caso en el tramo de Krk a Valbiska (terminal de ferries), también en Croacia.

Autostop, viajar barato.
De las pocas fotos que tengo de Croacia, ya que las perdí cuando me robaron el teléfono y mi computador dejó de funionar. Esto es camino a Zadar.

El mapa rutero de un año a dedo por Europa


Cuando terminé de completar el mapa no pude dejar de sentir una satisfacción por todo lo recorrido. Se me vinieron a la mente muchos recuerdos, paisajes y personas que se cruzaron en mi camino durante el viaje. Hasta unas pequeñas lágrimas rodaron por mis mejillas. No lo pude evitar.

Cada vez que lo miro siento un orgullo tremendo por lo que me atreví a hacer. Me emociona mirar cada uno de esos puntos, cada una de esas ciudades y todo lo que recorrí. No fue fácil, lo repito, pero fue una experiencia que guardaré para toda la vida.

Autostop en Europa.
En Macedonia tratando de llegar a Sofia, Bulgaria. Lo logré, aunque no se vea ningún auto.

En el mapa encontrarás todo lo que fue este año viajando a dedo: donde paré, cuantas veces paré, la ruta que seguí, cuantos autos necesité, nacionalidades de los conductores, cuando viajé en bus, ferry o tuve que caminar.

El significado de los íconos es el siguiente:

  • La persona caminando «🚶» indica que en ese lugar inicié el viaje o continué luego de un ride.
  • La persona con la mochila «🚶🎒» indica que desde ese punto caminé al siguiente que se muestra en el mapa. No encontré el mismo ícono, pero se entiende, ¿Verdad?.
  • El barco «🛳️»indica que tuve que viajar utilizando ferries u otro tipo de barco.
  • El bus «🚌» indica que realicé el viaje de esa forma.

Estadística completa país por páis y consejos para viajar a dedo


En este resumen de mi viaje a dedo, te mostraré los números de lo que fue el viaje desde el inicio en Alemania hasta Albania, país en el que cumplí un año viajando de esta forma.

Además de números, encontrarás recomendaciones y consejos para viajar a dedo en cada uno de estos países.

Iré actualizando y completando el listado de páíses semana a semana.

Haciendo autostop en Alemania

En Alemania comenzó este gran viaje y en el siguiente enlace puedes ver lo que fue mi experiencia y algunos consejos que te ayudarán en tu viaje a dedo por este lindo país.

Haciendo dedo por Alemania.

Haciendo autostop en Suiza – Austria – Eslovenia

Después de Alemania, el viaje continúo por Suiza, Austria y Eslovenia, cuya capital Liubliana era el destino final. El viaje me tomó dos días, incluyendo una noche en una gasolinera de Austria y otra en las afueras de Liubliana.

El resumen de ese viaje y recomendaciones para hacer autostop en estos tres países, lo pueden ver en el siguiente enlace.

Haciendo dedo por Suiza, Austria y Eslovenia

Haciendo autostop por Croacia

Casi tres meses fueron los que pasé viajando a dedo por Croacia, uno de mis países favoritos. En el siguiente post tienes el resumen con todo el detalle.

Haciendo dedo en Croacia.


Te doy las gracias por tu paciencia, por llegar hasta acá y acompañarme en este viaje. Con el solo hecho de leer el blog, suscribirte y ver las publicaciones en mis redes sociales te transformaste en parte de esta aventura. Muchas gracias por los mensajes de apoyo y la buena onda.

Recuerda que cada semana actualizaré este post hasta completar toda la información de este año de viaje haciendo autostop por Europa.

Sigamos viajando juntos a través de instagram (@enmodoviajero), Facebook (En Modo Viajero) y el canal de youtube donde estoy subiendo algunos videos (En Modo Viajero Youtube).

Si tienes alguna duda acerca de mi viaje y quieres preguntarme, te leo en los comentarios.

Saludos y un gran abrazo viajero!!

Pato | En Modo Viajero


Booking.com

¿Tienes dudas para organizar tu próximo viaje?

Esta guía para organizar un viaje a la medida y viajar barato te ayudará a resolver todas tus inquietudes.

 

¡Compartir es viajar!

¡Suscríbete para recibir más historias de viaje!




(*)

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Enviarte mi newsletter con los últimos post, novedades e información práctica relacionada con la temática del blog.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas se guardarán en los servidores de Mailrelay. Ver política de privacidad de Mailrelay
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.


¡Compartir es viajar!

Deja un comentario

Responsable de los datos » Patricio Repol (el viajero).
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cpanelhost (proveedor de hosting de En Modo Viajero).
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en patricio@enmodoviajero.cl.
Más Información » Puedes ver más información en mi Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *